La noche de los brujos







Amando de Ossorio, 1973

Brujería, vampirismo, zombies, mujeres leopardo… en una película deliciosamente desastrosa. En parte por un presupuesto irrisorio y también por el condicionamiento de tener que mostrar el mayor número posible de féminas semidesnudas.
La película empieza en 1910 en el ficticio Bumbasa. Una tribu interrumpe sus curiosos bailecitos para atar a Bárbara Rey (aquí aparece como Barbara King). La desnudan a latigazos, la violan, la decapitan y se beben su sangre. Luego la cabeza de Bárbara Rey da un bote y nos enseña sus colmillos vampíricos.
Después de semejante arranque nos encontramos en la actualidad (en los setenta). Una expedición científica llega a la zona y acampa junto a un riachuelo cercano al lugar del ritual. Bárbara Rey pulula por ahí convertida en una mujer leopardo y los brujos resucitan cada noche para hacer sus ceremonias.
Todo pasa en dos localizaciones, el claro de la selva en que hacen los rituales y el riachuelo junto al que acampan. Por la vegetación se hace evidente que en realidad no nos encontramos en África. Sólo aparecen algunos planos de animales que tienen pinta de ser sacados de un documental, un leopardo despistado y una especie de peluches de leopardo tras los matorrales.
El equipo científico está formado por Simón Andreu, que haría las veces de experto cazador y explorador, Jack Taylor que realmente es el único científico, Loreta Tovar la fotógrafa que usa curiosos modelitos para ir por la selva y las dos últimas componentes son María Kosty hija del paganini de la expedición y Kali Hansa que está liada con Simón Andreu. Ninguna de las dos pinta nada en la expedición, bueno realmente pintan mucho, junto a la fotógrafa van luciendo modelitos y en cuanto es posible aparecen ligeras de ropa.
Se supone que van a pasar solo una noche y montan un campamento tremendo, en una tienda de campaña montan un laboratorio de revelado de fotos, y se les ve descargando incluso una tumbona.
También son dignas de relieve las imágenes de las mujeres leopardo corriendo a cámara lenta, o que gran parte de la acción suceda por la noche pero no necesiten usar linternas.
Para acabar, destacar que aparece uno de los flashback más patilleros de la historia del cine. Se nos muestra que María Kosty y la fotógrafa son amigas, cosa que claramente ya habíamos intuido, con la única intención de incluir otro desnudo de la fotógrafa.

Publicado el 20 diciembre 2009 en Capturas, Cine. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 67 seguidores

%d personas les gusta esto: